viernes, 12 de junio de 2009

Ripley paga extrajudicialmente por error en estado de cuenta

La historia en corto se resume a que Ripley descontó de mi cuenta 176.50 soles y no los reconoció en el pago total final de mi cuenta. Es decir, se hizo un error a favor de Ripley por Ripley.

Ripley recibió dos pagos de mi parte: La primera en un banco local de 176.50 soles y otra en su misma tienda por la cancelación total de la deuda que fue 1158.47 soles.

Los representantes de la tienda aseguraron que me darían el crédito a mi favor. Sin embargo, nunca apareció, ni en los días ni semanas posteriores. Hice el reclamo formal y la compañía me remitió una carta diciéndome que revisaron las cuentas y que ellos estaban en lo correcto.

Agotados los reclamos por la vía amical procedí con INDECOPI. Al acoger INDECOPI mi reclamo y ser notificado, al día siguiente recibí la llamada de los representantes legales de Ripley. Ellos proponían un arreglo extra judicial. La señorita escucho mi indignación pues ya habían pasado mas de cinco meses del incidente. El dinero que en un comienzo era por reclamo de 176.50 soles y más de ocho visitas a sus establecimientos no era para arreglarse con una simple disculpa.

Después de escucharme, ella propuso el pago de 601.68 soles de la cuenta que indicaba mi saldo total de compras además del dinero por el reclamo más los intereses respectivos.

De esta manera RIPLEY me comunicaba que después de más de 5 meses la deuda original del reclamo en cuestión que ascendía a 176.50 soles y se comprometían a devolver el interés de 149.06 soles y portes generados. Es decir, en 5 meses el interés era más de 80% de la deuda. En mi concepto usura. La usura era condenada por muchas culturas y religiones antiguas. Paradojas de tiempos modernos: hoy se admira a quien vive del interés de su dinero.

En la cita con la abogada de Ripley pedí una explicación de cómo un voucher emitido por la caja registradora de Ripley de 1156.47 soles había sufrido según el estado de cuenta una disminución de más de 100 soles, no obteniendo respuesta.

Ella explico que este incidente se debió resolver en el Servicio al Cliente y que nunca debió llegar al área legal.

Cualquier persona con conocimientos básicos de computación puede comprender que un voucher emitido con cierto monto desde una computadora, no puede ser alterado por la misma computadora sin intervención de un ser humano. Este punto no pudo ser aclarado por la represéntate. Yo sentía que estaba a punto de decirme “yo soy del área legal, pero no sé nada más”.

En la primera carta de transacción extrajudicial había un párrafo de CONFIDENCIALIDAD. Ante ello exigí que se retirara pues es mi derecho y no me avergüenzo de aceptar este arreglo (no lo sé si en el caso de ellos lo hubieran puesto para evitar posible vergüenza pública).

Mi indignación no había terminado. Había consultado la SUPERINTENDENCIA DE BANCA Y SEGUROS y ellos pedían que terminara el procedimiento con INDECOPI. Para mi es claro que hay falta tributaria por el ajuste de una transacción comercial. Por el arreglo extra judicial no estoy posibilitado en hacerlo efectivo, sin embargo, cualquier ciudadano podría hacerlo pues los documentos los estoy haciendo públicos. Solo es cuestión de remitir una carta simple a la SBS solicitándoles una investigación. Ellos estarán obligados a proceder y dar respuesta (pueden consultar en llamada gratuita al 0800- 10840 en horario de oficina).

Gracias a la revisión de mis estados de cuenta pude evitar pagar por una deuda inexistente a Ripley. Es claro que no existen los duendes en las computadoras. Una computadora te da lo que la persona pone. En mi caso, es inexplicable que se haya enviado un monto menor al emitido en el voucher en mi estado de cuenta.

A los que deseen la documentación anterior pueden revisarla AQUÍ!

Si alguien tiene un reclamo fundamentado con Ripley y necesita cierta ayuda puede escribirme a mi correo personal.

La carta de transacción extrajudicial la reproduzco a continuación:


Ripley Ripley Javier A. Fernandez Transaccion extrajudicial con Ripley
Publicar un comentario