domingo, 14 de septiembre de 2008

El embajador de EE.UU. en Bolivia advirtió que su salida traerá serias consecuencias



Philip Goldberg es de lo peor. Mejor haría quedarse callado: país donde llega…  país que se divide. Mejor que se regrese a su país donde ya esta divido por estados. 

Philip Goldberg  hace algunos meses tuvo que disculparse ante el presidente boliviano, cuando el asistente de seguridad de la embajada, Vicent Cooper, fue acusado judicialmente de contratar agentes locales para espiar a cubanos y venezolanos en territorio boliviano. Por supuesto que esta noticia es ignorada olímpicamente por los merdimedios. 

 

Me quedo con la frase dicha por el croata Branko Marinkovic, líder  del autodenominado Comité Cívico de Santa Cruz, hace algunos meses. No requiere mayor análisis: “Mi familia conoce la dureza del comunismo, huimos de un país que fue tomado por los comunistas y allí también hubo hambruna. […] Se acerca la guerra, que sepan las madres cruceñas que si vamos a ir a la guerra, vamos a derramar la sangre de sus hijos de manera responsable”. 

 

Mayor información sobre Bolivia que no reportan los merdimedios en:

 

 

18:17 | Philip Goldberg calificó de falsas en injustificadas las acusaciones del presidente boliviano Evo Morales

La Paz (DPA).- El embajador estadounidense Philip Goldberg dijo momentos antes de salir de Bolivia que su partida traerá consecuencias porque es injustificada por las varias acusaciones que le hizo el presidente Evo Morales y su gobierno. "Las acusaciones que se hicieron contra mí, contra la embajada, contra Usaid, contra mi país y contra mi pueblo, son completamente falsas e injustificadas", afirmó Goldberg en su último contacto con la prensa boliviana en la ciudad de La Paz.

 El diplomático señaló que la decisión del mandatario boliviano de bajar el nivel de las relaciones bilaterales constituye un grave error y advirtió que esta decisión podría tener efectos serios en muchas formas, que al parecer no han sido evaluadas apropiadamente por el gobierno boliviano. "Estoy saliendo del país con el honor de haber sido parte de un esfuerzo loable. Trabajé para apoyar la democracia y el desarrollo de Bolivia respaldando la lucha contra la pobreza y a favor de la inclusión de todos los bolivianos", expresó. Goldberg, quien llegó a Bolivia en octubre de 2006, fue acusado de dividir el país y de generar los hechos de violencia, por lo que el Gobierno Boliviano decidió expulsarlo el pasado miércoles. Estados Unidos procedió de la misma forma con el embajador boliviano, Gustavo Guzmán, en Washington.

Publicar un comentario