miércoles, 8 de octubre de 2008

¿Quien maneja la economia en el Perú?

Revisando las principales figuras que  pasaron por el despacho del Ministerio de Economía queda claro que hay un poder más allá que la figura presidencial que nos impone la perversidad de la alternancia y democracia, tal como la tenemos entendía en el Perú (y muchos países latinos)*. 

Esto se condice recientemente con un pedido del presidente ALAN GARCIA (máxima figura y representante de la Nación) que apareció en el diario CORREO consigna lo siguiente:

 Alan García aludió otra vez a la insensibilidad de los ministros de Economía y se refirió a la falta de corazón soltar recursos. Algunos ministros de Economía necesitan un trasplante cardíaco, subrayó.   (Correo 5 de Octubre 2008)

 Si bien resulta pintoresca la declaración se debe pensar más en ella. Un ministro se nombra por propuesta del Primer Ministro y el Presidente de la Republica es quien lo acepta para su gabinete. Es decir ser miembro del Poder Legislativo.

 El Ministro Valdivieso es una persona que ha trabajado 30 años con el FMI. Justo antes de su nombramiento estuvo como representante residente en la isla de Sri Lanka en Asia, tal como salio publicado en EL COMERCIO (2008-07-13). Es decir esta persona no es vinculada a la economía peruana y mucho menos al partido gobernante. Es lícito hacerse la pregunta ¿Por imposición de quien llega a este cargo clave para el país?   La última vez que se le vio a Valdivieso en estos lares fue justamente cuando el ex Ministro de Economía Bologna preparaba las reformas del estado durante el gobierno de Fujimori (1990 – 1992).  

Nuestro desarrollo económico, metas e inversiones no son manejadas por el Estado sino por una suerte de personajes detrás de la cortina (y con esto no quiero referirme ni al gobierno de Estados Unidos pues ese pais ya esta "privatizado").

 

Para mayor información al respecto y saquen sus propias conclusiones recomiendo:

 





*La democracia que tenemos en los paises se rigen bajo la figura que quien "invierte" y recibe mas aportes de campaña para lograr el puesto publico. Dicho en otras palabras el sistema es tan malo que permite prostituirse a las personas. Al final quedan tan endeudados (de favores o dinero) que tienen que buscar el beneficio para recuperar. El servicio y animo de reforma son cosas que quedan, por lo general, a mitad del camino.
Publicar un comentario