jueves, 2 de abril de 2009

Raul Diez Canseco vuelve "joven" a la politica

Raúl Diez Canseco demuestra que tiene un caparazón a prueba de todo. Su historial con Toledo se resume en que “aposto” y ganó la vice presidencia. Tuvo que renunciar ante escándalos sucesivos como la exoneración de impuestos a un restaurante de su hoy suegro, líos familiares y su matrimonio con su actual esposa. También enfrento el problema de los “cielos abiertos” a los chilenos.

En el año 2006 regreso al Perú a contar que su “familia” estaba ante todo y dando a entender se había amistado con su familia de siempre. Lo hizo por cálculo político para regresar a lo que siempre le ha rendido frutos.

Lo que el parlamento haya dictaminado sobre los episodios citados no significa nada. Los congresos han demostrado, para la opinión pública, que no sirven para nada. Su popularidad y su accionar son condenados y desaprobados inevitablemente por las diferentes encuestas a los votantes.

Hoy habla como si tuviera solvencia moral o un ejemplo de la política.







Publicar un comentario