viernes, 17 de abril de 2009

Remigio (alias "Robigio") regresa al gobierno de la mano de Alan


Me acuerdo claramente poco antes de la segunda vuelta le pregunte a mi madre por su voto. Ella respondió que por García. Me explico que él tendría que dejar un buen legado y nombre para ser recordado en la historia. Le retruque que García ya sabía cómo funcionaba el estado y que ahora no se notaria tanto escándalo como su primer gobierno (creo que en esto me equivoque).

El tiempo nos muestra los viejos personajes conocidos y otros nuevos y todos tienen el común que se piensa cuando se menciona a ALAN GARCIA.

JAF



Tres años dando vueltas por las oficinas burocráticas y el proyecto sobre modernización del Estado y descentralización del BID, por 10 millones de dólares, apenas ha avanzado un 18% y debería estar acabando este año, aunque hay una solicitud para ampliar el plazo un año más. Y, como si se tratara de elegir otro contralor, para director del proyecto se recibieron 200 solicitudes de profesionales con sonoros títulos.

Pero el presidente del Consejo de Ministros, Yehude Simon, quien burlonamente dice que los políticos están pidiendo 200 títulos y 400 años de experiencia para designar al reemplazo de Matute, se ha dado el lujo a su vez de descalificar a esas dos centenas de postulantes, porque tiene un gallo de tapada, ni más ni menos que su ex asesor en el gobierno regional de Lambayeque y ex ministro aprista de agricultura, Remigio Morales Bermúdez.

Parte de las demoras para sacar al proyecto de su actual entrampamiento se deberían al interés común de García y Simon por colocar a Remigio. Y es que, según informaciones procedentes de la Presidencia del Consejo de Ministros, Morales Bermúdez, el del caso de la carne malograda, era el otro brazo de lobby del presidente en los primeros años de este gobierno. La credencial de haber sido miembro del gabinete en los 80 y tener llegada a Palacio y otras oficinas del Estado, era muy valorada en el mundo de los grandes negocios.

La ventaja es que Morales Bermúdez hacía sus actividades con mucha mayor discreción que Rómulo León. A eso probablemente se refería Quimper en uno de los famosos petroaudios, cuando decía que García reconocía que había otros que hacían lo mismo que Rómulo, pero que no hablaban tanto.

Raúl Wiener

FUENTE
Publicar un comentario