viernes, 10 de abril de 2009

Fujimoristas lanzan una encuesta bamba

Manipulan groseramente las cifras para que del 69% de limeños que aprueban la condena al ex dictador aparezca un 59% en contra. Con gran desparpajo CPI y Correo convierten al 26,2% en casi 60% a favor del reo.

A 24 horas de conocida la sentencia condenatoria contra Alberto Fujimori, la encuestadora CPI ya estaba en condiciones de decir que casi el 60% de los limeños señalaba su desacuerdo. A todas luces, una falta de seriedad absoluta.

Como si se tratara de una venganza china, un diario alano-fujimorista nos regala ayer una primera plana según la cual una gran mayoría está en desacuerdo con el fallo de la Sala presidida por el doctor San Martín, no importa si lo están porque les parece insuficiente la pena, o porque desearían una menos drástica o porque creen que debió ser absuelto.

Si analizamos con un poco de cuidado la manipulación se hace evidente: el 36,2% de los encuestados por CPI está plenamente conforme con la condena al ex dictador, el 4,3% cree que la condena debió ser aún más contundente y el 28,5% cree que el ex dictador debió ser condenado pero a una pena menor a los 25 años.

Sólo el 26,4 por ciento cree que se le debió absolver, y aún este número encierra a los que creen que se justifica matar terroristas junto con los que pueden imaginar que realmente Fujimori no sabía lo que pasaba.

Una suma simple dice por tanto que 69% lo considera culpable y pasible de pena más o menos severa, lo que refleja que podemos mirar la encuesta desde diversas perspectivas. El fraude por cierto parte por seleccionar la pregunta madre, que lógicamente debería haber sido considerar justa la decisión de declararlo culpable ¿sí, o no? Pero se saltan para inquirir si le gusta ver preso a un ex presidente, viejito y enfermo como ahora se presenta.

Otra pregunta se dirige precisamente a indagar sobre el impacto emocional de la drástica condena y lo que aparece como mayoritario es el sentimiento de dolor/pena/tristeza. Es decir, CPI pretende orientar el juicio social sobre la responsabilidad de numerosas muertes producidas en circunstancias atroces, bajo el prisma de “pobrecito el chino”.

Luego viene la pregunta sobre los indultos, que hace aparecer a los limeños como dispuestos a perdonar al bandido Fujimori que recibió un duro y merecido castigo. Algo así como confirmar el carácter pusilánime que el otro día Alan García imputó a los peruanos, como una condición casi natural.

De la misma manera como la encuesta de CPI y Correo manejan la “información” también enfilan a juzgar a los jueces, para construir una corriente de opinión a favor de ser más benignos con el ex dictador, otros fujimoristas que andaban más o menos encubiertos han puesto el énfasis en la parte de la resolución que afirma que nunca estuvo probada la militancia senderista o terrorista de las víctimas. O sea los vocales y los muertos al banquillo.

Al parecer todo esto fue planeado para favorecer los llamados a las calles que lanzó el fujimorismo. Ante la orfandad de multitudes -que imaginaron inicialmente que los acompañarían-, no se les ocurrió mejor idea que volver a las andanzas y lanzar sus sondeos FLASH. Todo vale para salvar a Fujimori.

Raúl Wiener
Redacción



FUENTE

Publicar un comentario