domingo, 12 de junio de 2011

Después del triunfo de Humala: La prensa peruana y las declaraciones del presidente de Ecuador, Rafael Correa

"Ojalá me equivoque, pero verán cómo la prensa corrupta de Perú no lo va a dejar en paz"

Presidente de Ecuador, Rafael Correa



Mucho se afirma que el Perú está dividido en un casi 50%. La verdad es que el presidente electo Ollanta Humala fue el único que apelo a la concertación. En el otro lado se apelo a la peor guerra sucia que hemos visto teniendo como protagonistas a la prensa mayor y la CONFIEP.


LA GUERRA DESIGUAL:

Se debe reconocer que cada medio puede optar por su candidato lo que hemos visto es una campaña de odio y mentiras flagrantes hasta el último minuto.

Entre los medios que apostaron por el candidato Humala estuvieron LA PRIMERA (que alerto sobre el PLAN SABANA) y LA REPUBLICA (que difundió sobre el cuartel general de la DIROES y nos hizo recordar lo nefasto del gobierno de Alberto Fujimori).

Del lado de la candidata Fujimori tuvimos denuncias de Madre Mia, Chávez, ex funcionarios norteamericanos, trajeron hasta un estudiante venezolano hacer una conferencia, supuestos grupos radicales y hasta senderismo involucrado con Humala y al final quisieron hacerlo el candidato de Vladimiro Montesinos. Una campaña de miedo y aturdimiento para personas que no pueden tener acceso a mucha información y leen poco sobre política.

La televisión tuvo a todos menos el canal de RBC (canal 11) contra Humala. Es decir el 99% contra GANA PERU.


LA LIBERTA DE PRENSA NO ES LO MISMO QUE LIBERTAD DE INFORMACION. LA LIBERTAD DE PRENSA LA PUEDE TENER CUALQUIER EMPRESARIO QUE TIENE LA POSIBLIDAD DE PONER SU MEDIO DE COMUNICACIÓN SIN EMBARGO NO TIENE OBLIGACION ALGUNA DE PONER INFORMACION VERDADERA O RESPETAR, SI QUIERA, LA LIBERTAD DE INFORMACION.

Después de ver la campaña presidencial y ver a las principales figuras mediáticas reafirmar su “periodismo serio”, como por ejemplo Mónica Delta, queda por pensar que lo peor está por venir (a menos que Humala se someta sus agendas).

Lo que hemos visto es a la GRAN PRENSA en toda su inmundicia. No debe dejarse de resaltar que hay gente y periodistas que han dado una lección de moral y profesionalismo que confirma la excepción de la regla.
Publicar un comentario