miércoles, 6 de julio de 2011

El APRA masacró a miembros del EP y PNP en Trujillo (1932) - Llamada Revolución de Trujillo






El 09 de julio del 2011, se recuerda el 79 aniversario de la masacre perpetrada por las hordas apristas contra oficiales, clases y soldados del Ejército y Policía, en Trujillo en el año 1932, eran prisioneros  en la cárcel pública, luego de los luctuosos sucesos que condujeron a la Toma del Cuartel de Artillería  de esa ciudad, los oficiales siguientes:

Del Grupo de Artillería No 1 (Regimiento) el Teniente Coronel EP Jefe  Julio P. Silva Càceda, Mayor Luis Pérez Salmón, Capitán Manuel Morzán, Alfz Art. Ricardo Ravelli. Capitán Arm Víctor Corantes, Capitán GC Eduardo Carbajal Loayza, Teniente GC Alberto Villanueva, Alférez Miguel Picasso, Sub Teniente Carlos Hernández, Sub Teniente Carlos Valderrama, Alférez Alfonso Molina, Cabo GC Lucas Tejada Gonzales, Sub Teniente Federico Mendoza, clases y soldados.

Luego de la toma del Cuartel Oº Donovan, por parte de los amotinados apristas el 07 de julio de 1932, hicieron conocer al gobierno que tenían en calidad de prisioneros a la oficialidad del Ejército y la Policía, amenazando que en caso de tomar medidas militares por parte del gobierno para capturar  Trujillo, ejecutarían a los prisioneros.

El Gobierno decidió restablecer el orden, la amenaza de asesinar a los oficiales prisioneros, fue evaluada,  como un acto imposible de ejecutar, al ir más allá de los límites de cualquier confrontación. No tomaron en cuenta que los apristas jamás tuvieron algo de decencia  en sus actos. Su metodología y estructura de odio a los militares escapaba a cualquier racionalidad.

Es así, cuando las tropas de aire, mar y tierra se desplazaron en forma inmediata para restablecer el orden, el Coronel Ruiz Bravo, jefe del Ejército encargado de la operación,  pidió la rendición de la plaza para evitar un derramamiento de sangre. La respuesta torpe y brutal de los Jefes apristas del Alzamiento, Agustín Haya de la Torre y Alfredo Tello,  en cumplimiento de las instrucciones de Víctor Raúl Haya de la Torre, procedieron a ejecutar a los prisioneros. Es así que se constituyeron a la cárcel acompañados por Víctor Silva, Raúl López Obando, Víctor Nureña, Artidoro Esquivel Diestra, Remigio Esquivel y otros. Emplazaron dos ametralladoras en la parte alta del  patio y con la metodología Nazi obligaron a salir de sus celdas a todos los oficiales prisioneros, para abrir fuego sobre ellos, luego  procedieron a vejar sus cuerpos en estado  agonizante, en una orgía de sangre y muerte, inmediatamente después el comando aprista dejó Trujillo y fugaron hacia la sierra de Huamachuco, abandonando a su huestes,

Los antecedentes del odio de los apristas hacia los militares y policías,  vienen de esa época, al finalizar su gobierno este 2011, deben irse con la alegría de haberse vengado de los uniformados, para bien del país se va el APRA luego de haber sido despreciados por el pueblo.

Hoy  siglo XXI, después de 36 años se avizora una nueva etapa, hay nuevos aires de esperanza, un Teniente Coronel fue ungido como Presidente Constitucional, se espera que actúe con el patriotismo y entrega de Velasco, podemos recordar a Vallejo “Hermanos, hay muchísimo que hacer”, rectificar todo lo hecho y construir una patria nueva al servicio de los pueblos y de los hombres de a pie, es el reto, como un homenaje a los soldados asesinados en Trujillo aquel trágico 9 de julio de 1932.

Capitán EP  Eloy Villacrez
Publicar un comentario