jueves, 9 de septiembre de 2010

Manejos comunicativos. Aplicados en América Latina

El caso que se toma de Venezuela en el siguiente artículo sirve para descomponer y explicar los procesos en medios de comunicación. No hay que ser muy acucioso para darse cuenta que esto sucede también el Perú.


Demás está decir que en el caso peruano no se trata de afectar en sí al gobierno pero en ”distraer” o “tapar” escándalos propios del sistema mercantilista del mejor postor. No figuran noticias sobre conflictos sociales, abusos –empresariles –laborales, funcionamiento de instituciones del estado. Se da énfasis en la  inseguridad, dramas personales y espectáculos. Los medios no reflejan lo que en sociedad vivimos.  

--------------------------------------------




En las últimas semanas, la revolución bolivariana ha sido sometida a una intensa campaña de OPSIC, encadenadas una tras otra:
  • Manejo catastrófico de la sequía y la crisis eléctrica.
  • Desabastecimiento programado y Show de los container con alimentos descompuestos.
  • Acusaciones ante la OEA sobre el vínculo con la FARC.
  •  Presentación del documental sobre los “guardianes de Chávez”.
  • Exacerbación de las denuncia sobre inseguridad, donde se inserta la foto publicadas por El Nacional.
  • Editorial del New York Times señalando que en Venezuela hay más muertos por la inseguridad que en Irak.
En los últimos años hemos desarrollado investigaciones que nos ha permitido realizar una caracterización de la guerra mediática en proceso, estableciendo algunas diferencias con las versiones en boga sobre la Guerra de IV Generación.
En tal sentido, con la sistematización de las prácticas propagandísticas de The Rendón Group, hemos ubicado las principales determinaciones de la OPSIC:
* Manipulación de la percepción vía Noticia
* Encuadramiento de los enfoques de la Agenda Setting, el Gatekeeper y el Newsmaking, en este contexto específico y su articulación con el outsourcing, subcontratación o palangre.
* Técnicas y procedimientos basados en proyecciones, generalizaciones y extrapolaciones informativas.
* Determinación de los temas generadores permanentes y coyunturales empleados en las operaciones psicológicas.
* Construcción de un mapa de actores, ubicando un conjunto de operadores: armadores, anclas, legitimadores, validadores.
* Evaluación de la combinación de una batería de medios: radio, prensa, televisión, internet, propaganda de calle.
A continuación presentamos un breve resumen de algunos de estos aspectos que han sido examinados en otros momentos, pero que en la actualidad siguen teniendo vigencia como reconstrucción teórica que permite COMPRENDER LA MANIPULACION MEDIATICA.

I.- LAS BASES CONCEPTUALES DE LAS ACTUALES OPERACIONES PSICOLÒGICAS.
1.- La Agenda Setting es una teorización de cómo los medios pueden tener en sus manos la imposición de temas de opinión pública, jerarquizándolos y logrando que la audiencia, lectores, oyentes, telespectadores, le den importancia y significación. De esta manera la agenda de los medios se convierte en la agenda de lo público.

En nuestra investigación empírica, hemos detectado que en Venezuela los medios examinados sistematizan temas generadores permanentes (en inglés se denomina “issue”) y los combinan con elementos de coyunturas o temas emergentes. La agenda temática que viene trabajando el imperio contra el proceso bolivariano, por ejemplo, es construida como agenda pública de la siguiente manera:

* Denuncias y señalamientos sobre la presunta concentración del poder, el autoritarismo del gobierno y la ausencia de autonomía de las instituciones: CNE, TSJ, AN.
* Explotación mediática de indicadores de ineficiencia y corrupción en la Administración pública
* Reseña sistemática del incremento de la delincuencia e inseguridad.
* Reportajes sobre el deterioro de las condiciones de vida y de trabajo: insalubridad, déficit de vivienda, fallas en el servicio de transporte, pasivos laborales, entre otros.
* Acusaciones sobre cubanización y vínculos con naciones forajidas.
* Versiones acomodadas sobre los vínculos con las FARC y el narcotráfico.
* Manejo propagandístico de la supuesta locura o enfermedad mental del presidente (insanía).
Tales temas permanentes (“issue”) se combinan con sucesos o hechos coyunturales (denominados “events” o acontecimientos como terremoto, los apagones, las inundaciones, la gripe AH1) reforzando los temas generadores o desplazándolos del ranking de las portadas y titulares.

2.- Por supuesto no sólo se trata de la construcción e imposición de la agenda, sino de los énfasis, prioridad o ranking de cada tema por etapas o situaciones coyunturales. De allí que nuestro estudio longitudinal de la permanencia de estos temas generadores (número de publicaciones, centimetrajes, tiempo de exposición), nos indica que son permanentes y recurrentes, emergen y desaparecen, pero sistemáticamente están en la agenda.

3.-La referida jerarquización o selección temática, prepara el terreno para acciones políticas, electorales o de desestabilización.

De esta manera la Agenda Setting trabaja con el agenciamiento del proceso comunicativo: incide en los medios, en los temas generadores y su empleo político.
Tal situación nos da una pista para comprender como los monopolios mediáticos son los que imponen la AGENDA POLITICA, siendo los partidos y grupos de opinión caja de resonancia de tal proceso, ya que lo que proponen para debate, las denuncias que hacen, están inducidas por lo que los medios deciden publicar.

4.-Este agenciamiento no está montado sobre la nada, sino que aparece cubierto por la “objetividad” periodística, por la neutralidad axiológica del productor o reportero que elabora la noticia tomando elementos de la vida real: indicadores, sucesos, hechos.

5.- Estos datos son descontextualizados, generalizados y proyectados, tal como lo asume The Rendón Group: MANEGER O GUERRERO DE LA INFORMACION, manipulación de la percepción vía noticia.
Vamos a ver más de cerca como la Agenda Setting se vincula a otros procesos para servir de soporte a la manipulación propagandística y a las operaciones psicológicas. Nos referimos en este caso al Gatekeeper y al Newsmaking.

En el Gatekeeper se trata de una especie de censor o portero que filtra lo que debe salir publicado, siendo un obstáculo para la libre circulación de la noticia, ya que la puede demorar o invisibilizar por el efecto diagramación o retardar su publicación.

El término Gatekeeping fue empleado por el psicólogo alemán Kurt Lewin en el año 1947 y lo aplicó David White a la práctica periodística, por supuesto como generador de distorsiones informativas:
  • Es una modalidad de autocensura, ya que el gatekeeping vigila el acceso y controla el flujo de información periodística.
  • En el circuito de producción de la noticia, el gatekeeping puede entrabar, demorar, obstruir dicho flujo informativo.
  • Por ello se dice que funciona como “portería”, determinando si la información pasa o no.
  • Resulta obvio que tal comportamiento no se puede explicar como una acción solitaria del periodista, realizado a voluntad. Por eso hay que vincular esta práctica a las salas de redacción, a las líneas editoriales, a las orientaciones de los dueños, que inciden en la producción de la noticia.
El último aspecto reseñado nos conecta con el Newsmaking, ya que Wolf por ejemplo, sostiene que la acción del gatekeeper no es suficiente para explicar las distorsiones informativas, porque la censura o filtro informativo no es sólo una cuestión individual, sino que envuelve la estructura institucional y organizativa del medio, como parte de la “rutina periodísticas”. A esto el autor le denominó Newsmaking, queriendo indicar la selección institucional o corporativa de la información, partiendo del día a día y la organización del trabajo como nexo entre reporteros, redactores, jefes de información y directivos:
  • La distorsión informativa con el Newsmaking corresponde a una rutina institucional, donde lo que se publica corresponde a mandatos expresos de los dueños como pautas, recogiendo puntos de vistas e intereses que nada tienen que ver con la libertad de información.
  • Lo cínico de este proceso es que la distorsión informativa se encubre con el ranking de noticiabilidad.
  • Estamos frente a un proceso de enajenación del profesional de la comunicación, porque todo su trabajo que incluye labores investigativas, consultas, entrevistas coberturas, redacción de noticias, terminan negándolo cuando lo que publica está intoxicado por los intereses antes reseñados.
Tanto la Agenda Setting, el Gatekeeper y el Newsmaking, significan una clara violación de la libertad de opinión y de información, sirviendo de plataforma conceptual para la guerra de IV generación y las operaciones psicológicas.
II.- EL NEXO DEL ANTERIOR MARCO CONCEPTUAL CON LAS RELACIONES DE PRODUCCION CAPITALISTA
Las distorsiones informativas no se pueden reducir al hecho comunicacional, (trama simbólica) sin relacionarlas con el régimen de producción (trama material) En tal sentido, hemos propuesto una lectura que ubica algunas de estas determinaciones:
Son las relaciones de producción capitalistas, particularmente la propiedad privada que monopoliza los medios y su mercantilización, las que convierten la comunicación en un negocio, la noticia en una mercancía, dándole base socio-económica a la palangre
  • El proceso que permite desplegar esta relación estructural, tiene diversos rasgos: outsourcing, palangre, subcontratación, como actividad encubierta.
Por eso creemos que estos fenómenos de patología comunicacional que venimos examinando, se asocian a la “mercantilización de la información” inherentes a las relaciones de producción capitalistas y las nuevas formas de dominio que enfatizan la lucha por el control de la mente y las emociones colectivas, la batalla en el terreno de la subjetividad expresada en el campo mediático.

Por ello planteamos que la Agenda Setting, el Gatekeeper y el Newsmaking no se pueden separar de esta nueva realidad perversa que rodea la acción comunicativa. De cierta manera, se puede asociar el outsourcing a la mercantilización o mercenarización informativa, es decir, el palangreo individual o corporativo.
El outsourcing es el marco global de la palangre, lo que de facto elimina la libertad de expresión:
* Los propietarios-editores en función de sus intereses económicos se venden al mejor postor.
* Al interior de los medios se vive una especie de despotismo donde el profesional de la comunicación pierde su autonomía y se convierte en un asalariado cómplice.
* Esta supeditación se concreta en que todo debe ser consultado al dueño: la selección de artículos, titulares, primera plana.
* La mercantilización (outsourcing-palangre) determina lo que se debe publicar y qué debe silenciarse, incluido el descrédito al adversario y las alabanzas a quien paga.
* De esta manera, la información oportuna y veras queda destruida, sustituyéndose por las distorsiones informativas.
Estas distorsiones informativas, como sustrato de la patología comunicacional, poseen dos consecuencias inmediatas:
a.- Generan disonancias cognitivas, ya que la realidad, los hechos concretos son interpretados de una manera tergiversada.
b.- Carga emocional negativa, con sus múltiples expresiones: rabia, miedo, angustia, frustración.
Ambos aspectos combinados (la disonancia cognitiva y la carga emocional negativa), pueden permitir que cualquier grupo social puedan ser empleados como “masa de maniobra”, ya sea en una perspectiva electorera, vector de ingobernabilidad o como caldo de cultivo para aventuras golpistas.


III.-CONTEXTUALIZACION DE LA ACTUAL OFENSIVA MEDIATICA EN TORNO A LA INSEGURIDAD.

Tomando en consideración las actuales operaciones psicológicas que tienen como pivotes el tema de la inseguridad, se puede esperar que en pleno desarrollo de la campaña electoral se acentúen sus rasgos de manipulación propagandística y de distorsiones informativas que hemos caracterizado. Veamos algunos rasgos de cómo se han montado estas operaciones:
1.-Ocultamiento de las raíces estructurales de la violencia y la inseguridad:
a.- Se intenta obviar las injusticias, la exclusión y las desigualdades sociales propias del capitalismo, como causales de la criminalidad.
b.- Ocultamiento del impacto de la industria cultural que manipula necesidades y patrones de consumo bajo una óptica egoísta-posesiva, generándose una conducta anómica producto de unas exageradas expectativas de consumo y una baja capacidad adquisitiva: a cualquiera le pegan un tiro por un par de zapatos de marca, una moto o un carro.
c.- Crisis de valores y de identidad, donde se envilecen las normas de convivencia y de ciudadanía: el valor de uso se sustituye por el valor de cambio, la solidaridad y la cooperación es descalificada en nombre de la competitividad, las apetencias por el “tener” dejan de lado los valores asociados al “ser”
2.- Manejo propagandístico de cualquier suceso violento, colocando el acento en la manipulación de percepciones, explotando lo simbólico y lo emocional. De allí los siguientes ejes temáticos:
-- Señalamientos de irresponsabilidad policial y mal gobierno, fracaso de la gestión, Planes y Campañas contra la delincuencia
-- Énfasis en las altas cifras de violencia y criminalidad, para lo cual se maquillan o se ocultan datos
--Denuncias focalizadas en la impunidad en los órganos de justicia y el no castigo
-- Impulso de la desesperanza aprendida: el gobierno no va a resolver el problema
--Trabajar segmentos de opinión cristalizados en prejuicios y lugares comunes: los pobres son ladrones, el gobierno es improductivo.
-- Aperturar brechas de opinión para intentar darle legitimidad a cierta intención del voto, desobediencia o salida conspirativa.
3.- Empleo de técnicas de recolección de evidencias que refuercen el anterior manejo propagandístico:
--Casería y reseñas de sucesos violentos
--Descontextualización de hechos y testimonios.
--Localización y exposición mediática con los agraviados, familiares o allegados
-- Manejo de gráficas y fotos direccionadas a producir rechazo, alarma o miedo
IV.- DESARROLLO DE UNA ESTRATEGIA COMUNICATIVA INTEGRAL (ECI) PARA CONFRONTAR LAS OPSIC
Desde los primeros ensayos elaborados sobre esta problemática en el año 2008, venimos insistiendo en proponer alternativas que permitan dar una batalla efectiva frente a la manipulación mediática. En tal sentido, considero oportuno seguir reiterando las 5 líneas de la ECI que hace 3 años formulamos:
1.- Es indispensable la caracterización de las bases conceptuales y prácticas de las estrategias que viene empleando el imperio y sus socios criollos en el área de las operaciones psicológicas. Es decir, hay que tener claro con qué enfoque, método, técnicas y actividades, los actores oponentes despliegan su accionar. Conocer al enemigo en este terreno, permite armar el rompe cabeza que a menudo se nos presenta como confuso o errático.
2.- Dicho conocimiento y su sistematización también permite la antelación y desarrollo de iniciativas propias, desarrollando una agenda que no sólo responda, sino que sea propositiva, renovando la promesa y reconstruyendo la esperanza. Hay suficientes indicios y pruebas de gestión exitosa del gobierno bolivariano que inexplicablemente no han sido colocadas en la agenda.
3.- Articular, coordinar y direccionar toda la capacidad instalada que posee la revolución en el terreno comunicativo: radio, televisión, prensa, páginas web, propaganda de calle.
4.- Diversificar las vocerías, dándole peso a aquellas que poseen legitimidad social y que poseen inserción en el seno de las comunidades. Igualmente, marcaje de actores oponentes, palmo a palmo, cuerpo a cuerpo.
5.- Combinación adecuada de medios masivos con el dialogo cara a cara. Un error muy común consiste en creer que basta un plan de medios o un comunicado para responder al impacto de la manipulación mediática del enemigo. Lo que se publica en la prensa, radio y televisión, debe tener concreción también en el afiche, mural, valla, conversatorio.
___________________________
Bibliografía Consultada
• Wolf, Mauro, La investigación de la comunicación de masas. Crítica y perspectivas, Paidós, Buenos Aires, 1987.
• Toussaint, Florence, Crítica de la información de masas, Trillas, México, 1975.
• McQuail, Denis, Introducción a la teoría de la comunicación de masas, Paidós, Barcelona, 1991.
• Paoli, J. Antonio, Comunicación e información. Perspectivas teóricas, Trillas, México, 1977.
• Mattelart, Armand; Mattelart, Michéle, Historia de las teorías de la comunicación, Paidós, Barcelona, 1997.
• Lozano, José Carlos, Teoría e investigación de la comunicación de masas, Alambra, México, 1996.
• Rodrigo Alsina,Miguel.La construcción de la noticia, Paidós, Buenos Aires, 1989.
• Verón, Eliseo, Construir el acontecimiento, Gedisa, Barcelona, 2002. (1981)
• Berger, P y Luckmann, La construcción social de la realidad, Buenos Aries, Amorrortu. 1978
• Lopez-Escobar, E y llamas,J:P: Agenda-setting: investigaciones sobre el primer y segundo nivel, Comunicación y sociedad.1996 .
• McCombs,M. La comunicación de masas en las campañas políticas: información, gratificación y persuasión,Gustavo Gili, S.A., Barcelona. 1985.
Fuente: http://aporrea.org/medios/a106770.html
Publicar un comentario