lunes, 19 de septiembre de 2011

Permiso mi comandante

Capitán Eloy Villacrez

Me permito escribir estas líneas para transmitir experiencias políticas vividas hace algunos años, en momentos similares y que pueden servir de alguna orientación, sin menoscabar el apoyo y asesoramiento que seguramente usted cuenta en materia de movilización popular.
Cuando Velasco estuvo en el poder sobraban los ayayeros  y sobones, aquellos que acuñaron la frase “Chino, contigo hasta la muerte”, cuando la felonía se hizo del poder, simplemente, los mismos sujetos  cambiaron de discurso y apoyaron al felón y además cercanos colaboradores de Velasco como Hoyos, Fernández Maldonado, Rodríguez Figueroa y otros más, se plegaron a la traición, eso sí existieron los leales y valientes como Gilardi, Ibáñez, Meza Cuadra y los cuadros subalternos. Todo esto es conocido y no deseo reiterar. El objetivo es darle a conocer algunos temas que permanecen casi olvidados.
Velasco gobernó haciendo las transformaciones estructurales que el pueblo aplaudía y la oligarquía vituperaba, lo cual es lógico y comprensible. Pero al interior del régimen germinó la quinta columna, como fue el “no partido” que patrocinaba el renegado aprista Carlos Delgado, quien había logrado acceso a Palacio por relaciones familiares. Para cubrir este planeado vacío de apoyo popular, por presión de los cuadros subalternos de la FA (Mayores EP Fernández Salvatecci y Lora), se configuró la estructuración del apoyo popular por la vía burocrática, se le llamó el SINAMOS, se buscó de esta forma que el pueblo sintiera al gobierno como suyo, esta metodología fue un error, una oficina no remplaza a un partido.  Más tarde se pagaría con creces, cuando grupos desviados patrocinados por la CIA (Agencia Central de Inteligencia) y con el apoyo aprista, pretendieron desestabilizar el gobierno para evitar la recuperación de Arica y Tarapacá (05 feb 1975), puesto que la guerra estaba “ad portas”, EE UU sabía que nuestra victoria hundiría a Pinochet y restablecería el socialismo, agentes CIA como Einaudi con algunos ex oligarcas y apristas, se prestaron para desestabilizar al gobierno, logrando que hasta hoy no vuelvan al seno patrio esos territorios y se frustre el proceso de la FA. La lección es que  no hubo oposición popular ni armada al momento del golpe traidor de Morales Bermúdez. Meses después dos grupos de militares tratamos de derrocar al Felón sin conseguirlo, comandados por el Mayor Fernández Salvatecci y el Capitán Fernández Servat, en el intermedio un paro nacional concluyente, obligó a entregar el poder vía Asamblea Constituyente y luego elecciones. Los politicastros de siempre jamás reconocieron el aporte al cambio constitucional de los militares que nos alzamos contra la traición, allá ellos.  
Con este preámbulo retrospectivo, se aprecia que hoy se ha disuelto Gana Perú, las razones verdaderas usted las debe conocer  al no ser transparentes, la justificación es muy débil diciendo que “ya cumplió su cometido”.
Probablemente le sugieran revitalizar el PNP o cualquier otra agrupación desde la óptica burocrática, no creo que lo convenzan que no es necesario contar con el apoyo organizado del pueblo por una causa. Hasta el momento recibe el aplauso de los grupos económicos que mayormente no son afectados, lo cual se traduce en los titulares de la prensa grande escrita y televisada. Los analistas al servicio de las transnacionales y los grupos de poder están cargando sus baterías para hacer sus apreciaciones y críticas cuando realmente se trate de llevar la justicia social. Mientras siga así, sin cambiar mayormente la estructura de producción a favor de las grandes mayorías, no lo van a molestar, usted comprende que eso tiene un límite, que es determinado por las aspiraciones populares de contar con una mejor educación, respeto a las organizaciones del pueblo, trabajo digno, respeto a las tradiciones y cultura y principalmente que la riqueza aplastante de ciertos grupos basados en nuestros recursos naturales sea compartida con los grupos sociales excluidos.
Este devenir contradictorio de intereses contrapuestos se desarrolla en cada sociedad en forma permanente, algunos las llaman “las crecientes aspiraciones”, pero la realidad es que los pueblos exigen y exigirán siempre mas, por que las necesidades son siempre insatisfechas. Cuando el gobierno deba tomar decisiones complejas a favor de las mayorías, se va a requerir el apoyo del pueblo organizado. La estructura burocrática enquistada en el Congreso y los grupos de poder económico que desean mantener el sistema tienen mayoría y cuentan con apoyo de la prensa, mientras el gobierno no afecte seriamente a sus intereses, mantendrán una indiferencia positiva.
Hay un reto muy cercano, las elecciones del 2014, si no tiene el gobierno presencia nacional estará desligado de la marcha política y social del Perú y si en caso desea hacer algún cambio importante para pasar a la historia, el Congreso con sus elementos comprometidos lo obstaculizarán, si el caso resulta grave y complejo, buscarán la vacancia.
Recordemos asimismo que los procesos sociales son serios y complicados, el “bonapartismo” cuyo maestro fue Fujimori, al envilecer al pueblo con dádivas y sobornos tiene un límite, aunque se cuente con la FA, como fue la corrupción institucional con De Bari Hermosa y su banda. García y Toledo sobrevivieron porque simplemente querían llenar sus bolsos con dinero irregular, sin importarles el Perú, es una forma de salir del paso, sin hacer nada por el pueblo.
Con estas experiencias se debe escoger el camino, se trasciende en la historia y eso sólo se alcanza cuando el pueblo organizado comprende las medidas de gobierno por muy duras que sean y se avanza hacia el desarrollo, esto es, acceso a la educación para todos, sistemas de propiedad empresarial que sean accesibles a las grandes mayorías, como fue el sistema de Propiedad social de la época de Velasco y participación en las decisiones empresariales por parte de la comunidad organizada. Ese equilibrio es lo que permitirá perdurar en el tiempo hasta alcanzar una sociedad con justicia social donde tengan cabida todos los peruanos ricos y pobres pero con una sola oportunidad de tener un destino  mejor para sus hijos.  
Le pedí permiso mi Comandante, como soldado presento mis sugerencias, se requiere una organización del pueblo sólida bajo un ideal, sólo así perdurará en el tiempo, es obligatorio crear una axiología nuestra y que sea representativa de las grandes mayorías y eso se alcanza con hombres comprometidos, recordemos a  esos admirables militantes, que, como quería Bertolt Brecht y cantaba Silvio Rodríguez, combaten toda la vida y son, con ello, imprescindibles, simplemente imprescindibles. Usted tiene la palabra.
Publicar un comentario